La verdadera humildad consiste en estar satisfecho - Henri-Frédéric Amiel