No hay nada permanente en este malvado mundo, ni siquiera nuestros problemas - Charlie Chaplin