La primera condición de la humana bondad es alguna cosa que amar; la segunda, alguna cosa que reverenciar - George Eliot