Las personas no son malvadas, son desgraciadas - Abraham Maslow