Todo, entre los mortales, tiene el valor de los irrecuperable y lo azaroso - Jorge Luis Borges