El fundamentalismo es siempre una falsificación de las religiones - Benedicto XVI