Ningún legado es tan rico como la honestidad. - William Shakespeare