Más apaga buena palabra que caldera de agua. - Refrán