Todo el mundo posee una escala de lo despreciable, que va desde lo que nos disgusta un poco hasta lo que nos parece claramente repugnante, incluso difícilmente soportable. - Roger-Pol Droit