La vejez no mejora el corazón: lo endurece. - Conde de Chesterfield