Las lágrimas manan también a través del oro - León Tolstoi