Ante un hombre envidioso, alabo siempre a los que le hacen palidecer. - Montesquieu