Todavía puede tal vez llegar la aurora de una época más afortunada, ¡ay!, que la nuestra, en que podamos ser juiciosos sin dificultad y estar alegres sin frivolidad. - Matthew Arnold