Los hombres públicos están triplemente sometidos: al soberano de su estado, a la fama y a los negocios - Francis Bacon