No ha habido hombre de genio extraordinario sin mezcla de locura. - Séneca