Afortunadamente, no tenemos por qué parecernos a nuestros retratos. - Anatole France