La principal perfección del hombre consiste en tener libre arbitrio, que es lo que le hace digno de alabanza o censura - René Descartes