Grande es siempre el amor maternal, pero toca en lo sublime cuando se mezcla con la admiración por el hijo amado - Ángel Ganivet