El alma femenina tiene algo de oscuro, de misterioso, que se presta a toda clase de supersticiones y que enerva las energías viriles. - Henri-Frédéric Amiel