La ciudad despierta llena de luces: largos rosarios amarillentos iluminan las calles, y la gente va presurosa en sus vehículos, que hormiguean por ellas, entre brumas, con brillos tenues, como serpenteantes luciérnagas en la huidiza oscuridad. - Mario Ortíz