El espíritu de las personas es el que debe tratarse de igual a igual, esto quiere decir, respetarse. - Anónimo