Ante todo debéis guardaros de las sospechas, porque éste es el veneno de la amistad - San Agustín