Por andar por las nubes, uno se olvida del suelo, y de saber que tu propia casa, es la sucursal del cielo - Ricardo Arjona