El dolor ennoblece incluso a las personas más vulgares - Honoré de Balzac