Lo terrible en cuanto a Dios, es que no se sabe nunca si es un truco del diablo. - Jean Anouilh