El hombre vulgar espera lo bueno y lo malo del exterior, el hombre que piensa lo espera de sí mismo. - Antón Chéjov