El rey debe morir para que el país pueda vivir - Maximilien de Robespierre