¡Pobre discípulo el que no deja atrás a su maestro! - Leonardo da Vinci