No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario - Quintiliano