Lo único que necesita el despotismo es el miedo. La virtud no le hace ninguna falta y el honor sería peligroso - Montesquieu