El enemigo sólo empieza a ser temible cuando empieza a tener razón. - Jacinto Benavente