En una palabra: para parecer un hombre honrado, lo que hace falta es serlo - Nicolas Boileau