El lujo está siempre en proporción con el desnivel de las fortunas - Montesquieu