El ocio hace siempre inconstante el espíritu - Lucano