El orgullo, que nos inspira tanta envidia, a menudo nos sirve también para moderarla. - François de la Rochefoucauld