Bendito el corazón que se puede doblar porque nunca se romperá - Albert Camus