Al hablar, como al guisar, su granito de sal. - Refrán