La más bella palabra en labios de una persona es la palabra madre, y la llamada más dulce: madre mí­a - Khalil Gibran