Los países no están cultivados en razón de su fertilidad, sino en razón de su libertad - Montesquieu