No esperes al Juicio Final. Tiene lugar todos los días - Ludwig Börne