Nadie es tan feliz ni tan desgraciado como él mismo se imagina - François de la Rochefoucauld