Colmado de felicidad o de sufrimiento, el corazón tiene necesidad de un segundo corazón. Alegría compartida es doble alegría; dolor compartido es medio dolor. - Christopher August Tiedge