Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es debido a que temblamos por nosotros mismos. - Oscar Wilde