Exagerar la propia fuerza significa descubrir la propia debilidad - Émile de Girardin