Para borrar nuestras faltas a los ojos de los hombres son precisos torrentes de sangre; pero ante dios basta una sola lágrima - Francois R. Chateaubriand