Si no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte? - Confucio