El origen de la filosofía es percatarse de la propia debilidad e impotencia - Epicteto