Cierra los ojos cada día durante varios minutos y visualízate con lo que deseas, siente como si ya lo tuvieras. Sal de esa visualización y enfócate en las cosas por las que has de dar gracias y disfrútalas - Jack Canfield