Sed espectadores atentos allí donde no podáis ser actores - José Enrique Rodó