En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación - Octavio Paz